26 de septiembre de 2013

El mundo de Rocannon

El mundo de Rocannon (Rocannon’s World, 1966)
Saga de Elkunen o Ciclo Hainish
Ursula K. Le Guin, Edhasa-nebulae, Ciencia ficción/fantasía, 9,50 €


no hay imagenEl mundo de Rocannon es una trepidante novela de viaje a través de un obsesivo paisaje metafórico.

Gaveral Rocannon inicia su viaje con el propósito de advertir a la Liga de Todos los Mundos de que ha sido traicionada, pero el ímpetu y la valentía de Rocannon lo llevan a pagar un alto precio por ello, pues no sólo llegará a entender los dones que distinguen a Kyo y Mogien, sino que sentirá también la agonía simultánea de mil enemigos moribundos. El héroe que concluye el viaje es un hombre destrozado, agotado y solo, pero que al fin se conoce a sí mismo.





Particularmente esa me parece una de las peores sinopsis que he leído en la contraportada de un libro, pero que dado el caso, y ya que es un libro corto y no sé si sabría resumirlo mejor, la dejo ahí puesta.

Sobre el libro en sí: trata sobre un mundo nuevo, más o menos descubierto recientemente por la Liga de Todos los Mundos, una liga que se ocupa de unir a todos los planetas bajo una misma organización, pero manteniendo, supuestamente, el gobierno sobre su propio mundo.

Esta historia trata sobre uno de estos planetas, el FOMALHAUT II, donde conviven varias razas diferentes entre sí, humanoides y de una inteligencia media-alta (es decir, que las menos listas son capaces de hablar y poco más, resumiéndolo mucho). En este planeta está Rocannon, cuyos compañeros ahora están muertos a causa de un ataque a traición por una base rebelde establecida en el planeta.

Él debe encargarse de avisar a la Liga de Todos los Mundos de que ha encontrado la base (ya que la están buscando desesperadamente), pero no será fácil, puesto que está al otro lado del mundo, y no podrá hacerlo todo.

Así es como aparece el resto del elenco principal de personajes, a saber: Kyo, Mogien y los sirvientes de este último, además de Rocannon y cuantas bestias voladoras necesiten para viajar de un extremo a otro del mundo.

Es un libro corto en el que ocurren muchas cosas en un corto periodo de tiempo. Le Guin tiene la cualidad de contar mucho con muy pocas palabras, por lo que hay muchas cosas que aunque pueden interpretarse, no las explica claramente.

Esto puede ser tan bueno como malo. Bueno, porque permite al lector pensar, adentrarse en el mundo y vivir la historia con los personajes; malo, porque como tenga la mala suerte de contar en esos momentos con un lector somnoliento, esos detalles pueden escaparse.

Aún así es una historia correcta que avanza sin demora y sin trivialidades. La acción ocurre rápida, concisa, como una guillotina que cae rápida y precisa.

Los personajes son más que correctos, todos tienen su papel, para bien o para mal, y todos destilan cierto carisma que te hace querer seguirlos allá donde vayan. De hecho, a pesar de que dejó en mí la sensación de que la historia avanzaba muy deprisa, me dio tiempo a encariñarme con los personajes.

No es el cariño que pueda tener a personajes que me han acompañado durante mil páginas, pero como digo, para ser una historia tan corta, tiene algo de mérito.

Tampoco quiero excederme en las virtudes de este libro, porque como ya he repetido antes, todo es tan rápido que apenas te has acostumbrado a una situación, esta ya ha cambiado, ha quedado atrás y la historia sigue, y más vale que lo asimiles pronto, porque sino la situación volverá a cambiar sin que uno se dé cuenta.

Ahora bien, nunca dejará de sorprenderme la imaginación de esta mujer. Es capaz de idear cualquier tipo de mundo, raza o personaje; crear tantos tipos de mundos distintos que crees que ya no le quedan más ideas, pero lees otro libro suyo y ves que sigue siendo capaz de innovar con algo totalmente diferente. Probablemente esta sea su mayor virtud.

Esa, y que es capaz de plantear sus ideales en un libro sin que apenas te des cuenta. Porque Le Guin tiene las ideas claras, y aunque en todo el tiempo que llega escribiendo su preocupaciones han cambiado, en cada libro deposita una pequeña parte de ellas.

Acabando ya con esta reseña, resumir que se trata de una historia correcta, una narración ligera y sin pausa, personajes carismáticos y un mundo mucho, mucho más grande de lo que se podría imaginar.


PUNTUACIÓN: 7/10

Esta reseña se publicó originalmente en Crónicas de los Reinos.

2 comentarios :

  1. No es el mejor libro de Le Guin, cierto... pero es que un libro medio de la autora es superior al de otros muchos escritores del género. Coincido plenamente en que cuenta mucho con muy poco. En un género donde lo que se lleva son las sagas interminables de volúmenes con cientos de páginas, para mí es un buena cualidad (lo que no quita que a veces apetezca mucho meterse en ese tipo de sagas largas). En fin, yo soy un enamorado de su prosa y creo que es una escritora que nos ha procurado un montón de obras magníficas, quizá no lo suficientemente bien ponderadas en el mercado español de la fantasía. La pena es que, la pobre, no parece estar ya en condiciones de retomar el oficio y es difícil que veamos novedades suyas en un futuro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta que haya sagas tanto como libros autoconclusivos, tanto en fantasía como en cifi, pero como lo primero abunda más luego lo segundo se agradece.

      Igual que Le Guin es de mis autoras favoritas y en general casi todos sus libros me han gustado mucho, pero no puedo evitar darme cuenta cuando leo uno de sus libros y no es "el mejor de todos".

      Sí, a esa edad ya uno no puede esperar muchos libros, bastante me sorprendió que escribiera Lavinia. Pero bueno, yo no pierdo la esperanza.

      Eliminar