9 de octubre de 2013

El océano al final del camino

El océano al final del camino (The Ocean at the End of the Lane, 2013)
Neil Gaiman, Roca Editorial, Fantasía, 17,90 €

no hay imagen Una novela sobre el recuerdo, la magia y la supervivencia; sobre el poder de los cuentos y la oscuridad que hay dentro de cada uno de nosotros.

Un hombre vuelve a la zona donde vivió hace cuarenta años para asistir a un funeral. En un arranque incomprensible e inesperado, decide acercarse a la casa de su amiga de la infancia, Lettie. Y es ahí donde los recuerdos que no sabía que tenía empiezan a fluir, como el océano que Lettie insistía que era, en realidad, su estanque. La memoria se mezcla con la fantasía mientras el protagonista nos cuenta un viaje imposible, en un mundo que puede o no existir, repleto de monstruos imaginarios que se hacen reales en el relato de ese niño de siete años. Tan reales como los monstruos que los adultos sí podemos entender y temer, y ante los que la única defensa con la que cuenta el niño son las tres extravagantes mujeres que viven al final del camino.





¡Con qué entusiasmo recibí el libro de Gaiman! De este hombre me he leído Sandman, Stardust, Los hijos de Anansi, Coraline y un par de novelas gráficas, y en general todo me ha gustado mucho. Admiro la imaginación que tiene y el modo en que es capaz de retorcer las historias más habituales para sorprender al lector. Con este libro, aunque con reminiscencias a trabajos anteriores, lo ha conseguido de nuevo.

La novela se desarrolla por completo en nuestro mundo, con un niño como protagonista y el modo de pensar típico de un niño que tan pronto olvidamos cuando crecemos (yo no sé cómo lo hace Gaiman, pero él parece recordarlo muy bien). Es decir, no esperéis un gran mundo maravilloso con paisajes fantásticos y criaturas mágicas y… bueno, o tal vez sí.

Lo bonito de Gaiman es cómo consigue mezclar realidad y fantasía sin que parezca un corta y pega de mala calidad. Los personajes, tanto los que te cuentan todo sobre ellos, como los que destilan misterio durante toda la historia, me han parecido igual de reales y convincentes, y por cierto, dicho misterio, aunque sí, pica la curiosidad, no es gracias a lo que el personaje es interesante.

En general es un libro bien escrito, una historia sencilla, poco ambiciosa, pero que cumple perfectamente con las expectativas (creo que los fans de Gaiman quedarán contentos) y sin grandes fallos.

Para mi gusto, lo peor es que durante buena parte del libro sentía que estaba leyendo Coraline y durante otro rato, Los lobos de la pared. La historia no es la misma, ni los personajes (aunque en determinados momentos, sí parecidos), pero las sensaciones que transmite eran muy similares.

El final, por otra parte, me ha gustado mucho; sobre todo, porque hay una frase, una frase concreta de una mujer anciana que no me esperaba para nada.

–No sé. ¿Por qué crees que le tiene miedo a algo? Es una adulta, ¿no? Y los adultos y los monstruos no tienen miedo.

–Oh, los monstruos sí que tienen miedo –dijo Lettie–. Por eso son monstruos. Y en cuanto a los adultos… –Dejó de hablar y se frotó su pecosa nariz con un dedo–. Te voy a decir algo muy importante: por dentro, los adultos tampoco parecen adultos. Por fuera son grandes y desconsiderados y siempre parece que saben lo que hacen. Por dento, siguen siendo exactamente igual que han sido siempre. Como cuando tenían tu edad. La verdad es que los adultos no existen. Ni uno solo, en todo el mundo. –Se quedó pensando un momento. Luego sonrió–. Solo mi abuela, claro está.

PUNTUACIÓN: 8/10

Esta reseña se publicará también en Crónicas de los Reinos.

¡Gracias a Roca Editorial por el ejemplar!

2 comentarios :

  1. No tenía ni idea de que ya existía en español ¡Qué ilusión!
    Hace unos años tardaban eones en traducir sus libros.

    A mí me pasó algo similar con American Gods y Los Hijos de Anansi. Este último no me gustó demasiado porque era como repetir American Gods, pero a pequeña escala, y me resultó un poco desesperante. Adoro a Gaiman, pero odio cuando hace estas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha salido hace nada, esta semana mismo. Se nota que Gaiman se ha hecho famoso (en España, me refiero XD), porque ahora traen ya casi todo lo suyo y dándole buena publicidad y todo ^^

      Pues vaya. Yo American Gods no me lo he leído, pero ya me habían dicho que se parecía mucho a Anansi y se me quitan un poquito las ganas. Yo odio que lo haga porque imaginación no le falta precisamente >.<

      Eliminar