30 de octubre de 2013

Noviembre: mes de NaNoWriMo

Ya he explicado alguna que otra vez qué es esto del nanowrimo, pero no aquí, porque… bueno, el blog es muy nuevo y no ha dado tiempo. Y como noviembre está a la vuelta de la esquina y es un tema que se repite año tras año, pues…


¿Qué es eso del nanowrimo?

Definición literal: Nanowrimo es un acrónimo que proviene de National Novel Writing Month, que interpretado literalmente, es una novela que se escribe en un mes. Lo de a nivel nacional ya ha quedado atrás, resumiendo mucho viene a ser que es una iniciativa que nació para que se desarrollara a lo largo y ancho de Estados Unidos; claro está que la iniciativa ha trascendido y ahora mismo se apunta gente de todo el mundo.

Ahora bien, ¿exactamente eso de escribir una novela en un mes qué significa? Porque escribir se puede escribir de muchas maneras y muchas cosas.

La gracia está en hacerlo todos al mismo tiempo, el mes elegido suele ser noviembre (siempre ha sido noviembre) y se trata de ponerse un objetivo en palabras, 50.000 exactamente, e intentar superarlo en este periodo de tiempo. Escribir 50.000 palabras es un mes no es fácil precisamente, asequible, pero no fácil.

Haciendo una serie de cálculos rápidos, esa cifra equivale a escribir unas 1667 palabras al día, y siendo muy optimistas lo que se suele sacar en una hora de escritura con cierta constancia ronda las mil palabras, así que exige un alto grado de constancia y dedicación.


¿Cuál es el objetivo de esto?

Pues contra lo que puede parecer, el objetivo es ese, ganar constancia a la hora de ponerse a escribir. No es publicar una novela (aunque algunos lo han conseguido), no es escribir de la mejor forma posible, es acostumbrarse a pensar rápido y a que las ideas fluyan de la mente al papel (o al teclado del PC).

No hay premios, no es un concurso, nadie más que tú mismo va a servirte de juez, nadie te va a evaluar y es tu elección si decides que eso vale la pena.


¿Cómo participo?

Pues lo normal es empezar por la página oficial: www.nanowrimo.org Allí hay foros, donde se animan los unos a los otros a escribir, puedes hacer registro de tu novela, seguimiento estadístico, enlazar a amigos y algunas cosillas más.

También puedes abrirte un blog e ir subiendo lo que escribas o simplemente comentando la experiencia, enlazarlo a una cuenta de twitter y despotricar cuando te quedes atascado y la cosa no salga.

Pero en realidad, lo único necesario para participar son ganas de escribir y tiempo para ponerse a ello. Escribir, escribir y escribir, sin pararte mucho a pensar en lo que escribes (con un esquema las cosas salen mejor) y así hasta llegar al tope impuesto de 50.000 palabras.


Conclusiones:

No penséis que esto no sirve para nada, ya he visto varias novelas nacer así. También sirve para acostumbrarse a escribir, igual que uno coge rutina de ir a clase o trabajar, y también para desarrollar ideas más rápido, sin sentir la acuciante necesidad de que las musas te visiten. Se logre o no completar el reto, es útil intentarlo.

2 comentarios :

  1. Pues la verdad es que nunca había oído hablar de esto. Tiene su interés, pero personalmente me costaría ponerme a escribir por escribir, yo que encima soy de repasar a menudo cada vez que redacto algo. Puede ser una buena iniciativa para coger el hábito, eso sí.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, considero que si sólo nos sentamos cuando tenemos una buena idea y cada dos páginas nos ponemos a repasar lo escrito... pues la verdad es que la cosa termina por no avanzar ^^u. El nano propone todo lo contrario para rebatir estas costumbres, que sin ser malas, pueden mermar el trabajo de uno.

      Eliminar