10 de noviembre de 2013

Cánticos de la lejana Tierra

Cánticos de la lejana Tierra (The Song of Distant Earth, 1986)
Arthur C. Clarke, Alamut, Ciencia Ficción, 17.90€

Llegaron a Thalassa en la Magallanes, la última astronave de la Tierra. Sus tripulantes, testigos de la destrucción del sistema solar, transportaban a los restos de la humanidad sumidos en el sueño de la hibernación.

Aunque planeaban hacer tan sólo una escala de reabastecimiento en ese mundo oceánico antes de proseguir su travesía de quinientos años hasta su destino final, para su sorpresa encontraron que una de las sondas sembradoras enviadas por la Tierra en un desesperado intento de preservar la vida humana en la galaxia había conseguido fructificar, creando en Thalassa una civilización casi utópica.

¿Cómo afectará la llegada de la Magallanes, con su aura trágica, a la feliz sociedad thalassana? Y a pesar de la disciplina que gobierna su misión, ¿podrán los supervivientes de la Tierra evitar la tentación de terminar su viaje en aquel paraíso?





Juzgar un libro de ciencia ficción como tal es bastante complicado. No sólo importa que el libro tenga una buena historia y unos buenos personajes, también es importante la coherencia y la importancia que la ciencia tenga en los acontecimientos que se narran, de otro modo, sí, podría seguir siendo un buen libro, incluso un libro estupendo, pero no sería puramente ciencia ficción.

En este caso, considero que Cánticos de la lejana Tierra ha sabido conjuntar bastante bien la ciencia existente con la ciencia que podría desarrollarse y con la historia que se cuenta.

Todo empieza cuando en nuestro siglo se descubre que el Sol, nuestra estrella, se convertirá en una gigante roja mucho antes de lo esperado, en apenas mil años, aproximadamente, la Tierra desaparecerá. Es entonces cuando todos los esfuerzos de la humanidad se dedicarán a salvaguardar la especie, con la convicción de que no existe vida inteligente extraterrestre, intentarán poblar los planetas con mayor posibilidad para garantizar la supervivencia de los humanos.

Esto lo harán de dos maneras, pero cómo lo hacen y cuándo, es mucho más interesante averiguarlo con la lectura de la novela. Como digo, todo está razonado como si fuera la cosa más evidente del mundo, pero lo que más me ha gustado es que estas explicaciones son aptas para cualquiera que preste atención a lo que se le explica. Sin tecnicismos ni alardes de grandes conocimientos de física o matemática, y aún así, ateniéndonos a que es una historia de ciencia ficción, resulta creíble.

Con esto cerramos al apartado más técnico de la ciencia ficción, algo que suele preocupar a los fieles del género.

En cuanto a desarrollo de la historia y personajes me parece bastante correcto. La historia avanza sin demora y sin resentirse demasiado, y quizás la única pega que podría encontrarle es que hay demasiados personajes para una historia de menos de trescientas páginas.

Los capítulos son protagonizados por multitud de personajes diferentes, algunos miembros de la Magallanes y otros tantos colonos de Thalassa. Muchos personajes, a todos se les conoce bastante bien, incluso diríase que podemos llegar a comprenderlos, pero de ahí a aferrarnos a ellos emocionalmente hay diferencia.

En comparación con otras obras de ciencia ficción donde los personajes son meras herramientas, Cánticos de la lejana Tierra supone una diferencia, pero siguen sin ser el punto central de la obra, dejando ese honor al viaje de la Magallanes y el desarrollo de la sociedad thalassana (que nos mostrará una faceta bastante interesante de sus océanos).

La narración es sencilla, fácil de comprender y bastante amena, cosa importante de remarcar, porque como ya he dicho, es frecuente que las novelas de este género se pierdan en explicaciones enrevesadas o que, al menos, tengan un tono que carezca de esta ligereza narrativa.

Me habría gustado haber leído algún libro más de este autor para poder comparar este libro con alguna de sus otras novelas, pero por alguna hay que empezar, y en este caso esta fue mi primera obra de Arthur C. Clarke. Afortunadamente mi opinión general ha sido satisfactoria, así que no dudo que si está en mi mano, leeré algún otro libro más de este autor.


PUNTUACIÓN: 7/10

Esta reseña se publicó originalmente en Crónicas de los Reinos.

4 comentarios :

  1. Yo he leído recientemente Cita con Rama, y tengo la misma sensación que tú con este :)
    Suena interesante, y también tengo más ganas de leer cosas de Clarke, así que me lo apunto para un futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clarke mola, y tengo entendido que menos las continuaciones de Rama y algunas de las continuaciones de 2001 todo lo suyo es bueno. Que, en realidad, eso y los relatos cortos es lo único suyo que me falta por leer y lo suscribo. Si tienes tiempo y no lo has hecho aún, échale un ojo a "El fin de la infancia", el otro grande Clarke. Es diferente, pero también muy bueno.

      Eliminar
  2. Es uno de los que más me gustaron de Arthur C. Clarke. Bien es cierto que la fuerte no son sus personajes, tal vez esta novela sea mucho más "aventurera" que otras así que probablemente en las que te voy a recomendar el desarrollo de personajes y su personalidad te dejen un poco fría, pero valen la pena por lo interesante de las tramas y las reflexiones que inspiran en torno a nuestra humanidad y su destino: la ya mencionada Cita con Rama (imprescindible, pero HUID de sus secuelas), El fin de la Infancia, y por supuesto 2001, independientemente de si has visto la película, te gustó o te pareció soporífera. El libro bien merece la pena por sí mismo. Y ya puestos, la primera secuela, 2010.

    Y claro, al igual que los grandes de la ci-fi, los relatos cortos de Clarke son más que recomendables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya los he leído. Este año he intentado leer todo lo posible de Clarke, incluyendo 2001, El fin de la infancia, Cita con Rama y La ciudad y las estrellas. Y no me arrepiento de nada, magníficos todos.

      Su fuerte no serán los personajes, es cierto, pero incluso en Cita con Rama sus personajes, sin ser el foco de la historia, están bien construidos y sus detalles coherentes para lo que se espera de ellos. Se nota que no son el motor de la historia, pero eso es lo de menos, siguen siendo buenos personajes.

      Buscaré relatos cortos de Clarke para leer, a ver si encuentro algún buen compendio de los grandes de la ci-fi.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar