26 de diciembre de 2013

Los mejores libros de 2013 (II)

(según Alendi)

Siguiendo con el anterior post de Rethis, ahora es mi turno de comentar los libros que más me han gustado este año. Quería centrarme principalmente en fantasía, que es lo que más he leído este año con diferencia, pero al final voy a acabar hablando de todos los géneros por igual. Dos de mis favoritos (Lavinia y Crónicas Marcianas) ya han sido comentados por mi compañera en la entrada anterior, así que prescindiré de comentarlos para centrarme en otras lecturas.


Las leyes del mar, Robin Hobb: somos muchos los que, teniendo ya un bagaje en fantasía, empezamos a centrar nuestras lecturas en obras que se salgan de lo habitual. No deja de sorprenderme como muchos autores encumbrados del género en otros países resultan casi desconocidos en el nuestro. El recientemente difunto Jack Vance es uno de ellos; Robin Hobb, la autora de esta trilogía, es otra. Lo primero que me llamó la atención fue que la historia se centraba en una comunidad de comerciantes marítimos, lo cual no abunda precisamente en fantasía. Lo que destaco tras terminarla son los personajes. Robin Hobb es una maestra en su creación: complejos, variados y con una evolución constante a lo largo de los libros. Nunca he leído un libro donde estén mejor tratados.

La guerra de las salamandras, Karel Capek: si ya en fantasía empezaba hablando de autores inmerecidamente desconocidos, tengo el placer de presentaros aquí al autor de ciencia-ficción que acuñó la palabra "robot" (ni más ni menos). La guerra de las salamandras es una distopía que con un ingenio agudo y mordaz refleja los sinsentidos de la humanidad ante el descubrimiento de una nueva raza inteligente. Cada capítulo se centra en un sector concreto de nuestra sociedad, desde la comunidad científica hasta el cine, imitando a la perfección cada uno de sus estilos. Una obra no muy extensa, y de las que hacen pensar.

Egidio, el granjero de Ham; Hoja, de Niggle y El herrero de Wootton Mayor, J. R. R. Tolkien: una de las sorpresas de este año viene de parte de un libro que lleva en mi estantería desde hace más años de los que puedo recordar. Lo cogí con curiosidad pero sin expectativas, y tengo que admitir que las dos últimas historias me han maravillado. Tres breves cuentos alejados de la Tierra Media para descubrir la maestría de Tolkien a la hora de crear y describir paisajes bucólicos y fantásticos de una belleza sin igual. Si encima los lees en una noche de desvelo, mientras la oscuridad da paso a las primeras luces del amanecer se convierte en una experiencia de las que marcan. ¡De lectura obligada!

Memorias de Adriano, Marguerite Yourcenar: ya pudisteis leer en la reseña los piropos que le dirigí a esta obra. Una ardua labor de investigación y una prosa maravillosa que consiguen introducirte en el mundo interior del personaje. No soy un gran lector de novela histórica ni de biografías (reales o ficticias), pero no hace falta serlo para disfrutar de un libro como éste. Las buenas historias trascienden las barreras de los géneros.

Un occidental en Japón, Donald Keene: como digo, no soy un gran lector de biografías, pero todo lo que tenga que ver con Japón suele llamarme la atención. Este libro recoge las memorias de un hombre que, a lo largo del siglo XX, dedicó su vida al estudio y traducción de la cultura y literatura japonesas. No puedo describir más que con envidia sus largas estancias en el país del sol naciente, las amistades que hizo (entre las que se cuentan el escritor Yukio Mishima) y todas las anécdotas con las que nos acerca un poco más a la forma de ser y sentir de los japoneses.

El rumor del oleaje, Yukio Mishima: otro de los propósitos de este año era expandir horizontes conociendo algunos de los clásicos modernos de la literatura japonesa. Si bien aún tengo pendientes a Tanizaki y a Oe, me siento satisfecho de haber leído a Kawabata y a Mishima. El rumor del oleaje es una preciosa historia de amor en una comunidad pesquera, con ese aire de sencillez e introspección que tanto caracteriza a estos escritores. Mishima fue una persona singular, y espero este año poder aprender algo más sobre él.



EXPECTATIVAS:

La historia interminable, Michael Ende: que quede entre nosotros, pero no me he leído este libro. Sí, ya sé que la mayoría de vosotros lo leeríais hace lo menos diez años y alguno puede que incluso lo haya releído. Un propósito para el año nuevo es no tener que aguantar más miradas de estupefacción al admitir esta carencia. Poniéndonos serios, La historia interminable es un clásico de fantasía con una fama que creo merecida, así que mis expectativas son bastante altas al respecto. También me llama la atención el lado filosófico del libro del que mucho oigo hablar.

Un recuerdo de la luz, Robert Jordan y Brandon Sanderson: una de las grandes sagas del género fantástico ha llegado a su fin este año. Brandon Sanderson, uno de nuestros autores favoritos, ha sido el encargado de finalizar la obra del difunto Robert Jordan. Es una saga que recuerdo con cariño a pesar de que sé que es demasiado larga para lo que contiene, y que no todos sus libros son igual de buenos. Independientemente de su calidad, es un libro que tengo que leer, porque cierra una etapa, y supone el colofón de muchos años siguiendo la serie.

Jonathan Strange y el señor Norrel, Susanna Clarke: con lo bien que habla de él mi compañera Rethis poco más tengo que añadir. Es fantasía, es diferente y tiene muy muy buena pinta.

Olvidado rey Gudú, Ana María Matute: muchas veces parece que no hay buenos autores de fantasía españoles, y es hora de demostrar que no es verdad. Ana María Matute, con 88 años, miembro de la Real Academia Española y ganadora del premio Cervantes, nos regala en Olvidado Rey Gudú la historia del reino de Olar. Es un libro que tengo empezado desde hace meses, y por lo que he leído es una maravilla, tanto su manejo del lenguaje como la fantasía, pura, bonita, ajena a toda esa corriente actual tan centrada en traiciones, intrigas, asesinatos y violaciones. Da gusto poder leer obras así, con ese regusto clásico, y encima escritas en nuestro propio idioma.


Y con esto se acabaron las listas de libros por una temporada, que ya estaréis cansados de escuchar lo que leemos. Ahora solo queda desearos una Feliz Navidad a todos y que el próximo año esté cargado de buenas lecturas. Tal vez debería empezar ya con la lista de imprescindibles...

4 comentarios :

  1. De nuevo una buena lista que condensa un poquito de todo. Vayamos por partes:

    De Robin Hobb leí la primera entrega de El Vatídico, y sin llegar a entusiasmarme, la verdad es que sí me gustó. Pero no saco rato para continuarla... A ver si no la aplazo mucho más, aunque tengo otras prioridades.

    A mi me pasa lo mismo con los pequeños cuentos de Tolkien. En realidad es mi hermano quien lo tenía desde hace bastantes años, y hará unos meses lo vi y me compré una nueva edición de booket. Le tengo ganas porque me apetece leer algo 'nuevo' del maestro.

    Como también tengo ganas de leer algo de literatura oriental. Precisamente en esa novela que citas (Un occidental en Japón) ya me había fijado otras veces. Si dices que merece la pena, me la apunto... Por cierto, que hablando de ambientación oriental, os recomiendo el cómic de Usagi Yojimbo, basado en la época de los samuráis y muy muy entretenido (que no os eche para atrás su dibujo aparentemente infantil; Stan Sakai, su autor, es un maestro de la narración ilustrada).

    ¡Ah, La Historia Interminable tenéis que leerlo, sí! :D Es todo un clásico de la fantasía. Yo el que tengo pendiente de Ende es Momo... En cuanto a Jonathan Strange y el señor Norrel, como ya os comenté, también le tengo echado el ojo porque he oído buenas críticas de esa novela.

    Olvidado rey Gudú también lo tengo pendiente. De Ana Mª Matute sólo he leído un compendio de cuentos en su día (El árbol de oro y otros relatos) y me gustó mucho su estilo. ¡Y por supuesto que tenemos estupendos autores de fantástico en nuestro país! De hecho, ahora me estoy leyendo 'La Espada de Fuego', de Javier Negrete, y la experiencia está siendo magnífica.

    Saludos y feliz año, chicos! Nos seguimos leyendo en 2014. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Vatídico me lo tengo que leer, porque en realidad han traído tan pocas cosas de Hobb que no hay muchas más sagas suyas donde elegir. Luego se quejan de que algunos autores no triunfen aquí, pero si no les dan difusión, y solo traen ediciones de bolsillo con letra minúscula es difícil llamar la atención.

      Ya verás, seguro que disfrutas de esos cuentos de Tolkien ;)

      Tomo nota de tu recomendación. La verdad es que lo he visto muchas veces en las tiendas de cómics, pero nunca me he acercado a él. La próxima vez que vaya iniciaré un acercamiento, a ver si me gusta.

      ¿Sí? Javier Negrete es otro de los que están triunfando ahora en nuestra fantasía. Al final me pasará como con Abercrombie, que aunque en principio no me llamaban del todo, estoy oyendo ya bastantes buenas opiniones sobre ellos. Más libros que leer.

      Igualmente Jolan, nos seguimos leyendo ;)

      Eliminar
  2. Yo soy de las que tienen pendiente a Robin Hobb pero es por una razón increíblemente sencilla y es que soy una superficial. Me explico: nunca he visto el momento de gastar dinero en unos libros que para mi gusto tienen unas portadas taaan feas.

    Por lo demás ¡La guerra de las salamandras! es un libro excelente, lo leí en un taller de literatura y lo cierto es que lo disfruté mucho. Y en fin, la historia interminable, el libro de mi infancia jajaja qué decir de Michael Ende que no se dijera ya...
    Tengo pendiente del resto especialmente Jonathan Strange y el señor Norrel a ver qué tal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, a mí las portadas de la edición de bolsillo, así brillantitas, no me parecen feas, pero entiendo el dilema. Yo he tenido el mismo problema con la saga de Nacidos de la Bruma de B. Sanderson. ¡Son horribles! Sobre todo si las comparas con la edición americana.

      Qué casualidad lo de las salamandras, justo ayer lo comentaba en el club de literatura fantástica y cifi de Valencia. Es una distopía diferente, y me gusta que no acabe del modo deprimente de 1984 y Un mundo feliz.

      Gracias por comentar :)

      Eliminar