22 de enero de 2014

Conan el cimmerio I

Conan el cimmerio (Conan the cimmerian, 1932-1934)
Robert E. Howard, Timun Mas, Fantasía, 12 €

no hay imagen
Conan es uno de los héroes más grandes jamás inventados: el bárbaro cimmerio que con su espada se abre camino a través de las tierras de la Edad Hiboria y que se enfrenta a poderosos hechiceros, a criaturas mortíferas y a ejércitos de ladrones y malvados. En una carrera meteórica que abarcó doce años hasta su trágico suicidio, Robert E. Howard inventó el género que luego se denominó fantasía heroica y del que Conan sigue siendo el máximo exponente. En este volumen, profusamente ilustrado por Mark Schultz, aparecen los primeros siete relatos de Conan en sus versiones originales y en el orden en que Howard los escribió.




Cuando hablamos del personaje estrella de Robert E. Howard parece que sobran las presentaciones. Todos recordamos a un muy musculado Arnold Schwarzenegger cubierto tan solo con un taparrabos y luciendo bíceps mientras abría unas cuantas cabezas para salvar a una doncella tan ligera de ropa como él. Ésa es la imagen que todos tenemos de Conan el bárbaro, la imagen que ha transcendido a la sociedad, pero ¿hay algo más en la obra del autor texano?

En este tomo nos encontramos algunas de las primeras historias que escribió; en concreto: “El fénix en la espada”, “El dios del cuenco”, “La hija del gigante helado”, “La torre del elefante”, “El coloso negro”, “La reina de la costa negra” y “La ciudadela escarlata”. Dado que la mayoría de estas historias se publicaron originalmente en la revista Weird Tales, está hecho para favorecer una lectura ligera, con pausas cada pocas páginas y ninguna historia de demasiada longitud, lo cual hace más agradable la lectura.

Tengo que admitir que lo primero que me llamó fue su portada. Yo partía, como muchos supongo, con la imagen que he descrito al principio: la de un bárbaro que no es capaz de articular más de dos palabras seguidas, y al que sólo le interesan la guerra, el vino y las mujeres. Así que cuando vi la primera ilustración lo que me vino a la mente fue: “Éste no es el Conan que conozco”, y es verdad. Sí, va pertrechado para la guerra y tiene un brazo como para aplastar nueces entre los dedos, pero hay algo más. Tal vez una melancolía en la mirada, tal vez algo en su gesto, que sugieren que no es sólo eso lo que compone el personaje.

En cuanto a las historias que incluyen, su contenido es tan variado como su calidad: tan pronto nos encontramos a un Conan joven, apenas un mozo salido de su lejana Cimmeria, como un Conan adulto, convertido en rey, que reflexiona sobre el gobierno y la poesía. Bárbaro, ladrón, pirata o rey, las historias van saltando de un punto a otro sin respetar un orden cronológico, siguiendo, como el propio Howard comenta al principio, el orden en que un hombre narraría sus aventuras, según le fueran viniendo a la mente. La calidad, como he dicho, varía mucho: algunas historias, como “La reina de la costa negra” o “La hija del gigante helado” me han parecido directamente malas. En concreto, la forma en que enfoca los personajes femeninos en estas dos historias me parece insultante, y el relato en sí poco más que la plasmación de las tórridas fantasías de un adolescente.

Otras, como “la ciudadela escarlata”, incluyen muchos elementos de la fantasía más épica y clásica, con grandes ejércitos profusamente descritos, sangrientas batallas, magos malvados y criaturas retorcidas. En concreto estas últimas, las criaturas que en algunas de las historias se describen, pertenecen más al género de terror que al de fantasía. Y es que Howard era amigo ni más ni menos que de H. P. Lovecraft, el maestro creador del horror cósmico, con el que compartía páginas en Weird Tales. Así no resulta extraño cuando ves alguna criatura de pesadilla descrita con adjetivos como “ciclópeo”, que yo solo había escuchado antes en Lovecraft. Ambos escritores influyeron el uno en el otro, y aquí podemos encontrar reflejados algunos de estos elementos.

Mi favorita, sin duda, ha sido “El fénix en la espada”, la primera que escribió Howard sobre este personaje. En ella nos encontramos a un Conan maduro, que ya ha vivido y experimentado mucho, y de verdad vemos algunas muestras de que el personaje era en realidad mucho más de lo que el cine y las obras posteriores (que las ha habido en cantidad, tras la muerte del autor) nos han podido transmitir.

La edición me ha parecido ideal: rústica con solapas, barata, con varias ilustraciones por cada historia y bastantes extras. Si bien no todos los extras me han parecido interesantes (a lo mejor no necesitaba que me incluyeran las sinopsis de algunas de las historias, o el borrador de “El fénix en la espada”; hay otros, como el artículo sobre “La era Hiboria”, en el que el autor hace un ejercicio de imaginación al más puro estilo tolkieniano para crear todo un trasfondo histórico que da vida al mundo donde ocurren estas aventuras). Howard era un erudito de la historia, y se nota en cómo da vida a su mundo y las razas que lo pueblan.

El estilo de Howard fluctúa, en algunas ocasiones me ha dejado más frío (tengo que admitir que he llegado un punto en que las escenas de acción me aburren, y en estas historias hay bastantes), mientras que en otras consigue transmitirte todas las pasiones y el misterio de sus historias. Me encanta la sensación que transmiten la mayoría de ellas, donde te das cuenta que están enclavadas en un mundo mucho, mucho más grande, del que apenas llegas a conocer unos pocos detalles, pero te crees perfectamente que exista.

En definitiva, creo que Howard es un autor que hay que conocer, y puede que Conan sea el mejor camino. Muchas de las ideas que marcaron al autor están plasmadas en él, y cuando un personaje tiene un buen fondo, se nota. Habrá historias que me hayan gustado más, otras que menos, y no compartiré algunos de los valores de los que hace ostentación el personaje, pero creo que he aprendido mucho con este libro, y por ello no voy a dejar de recomendarlo.


PUNTUACIÓN: 8/10

8 comentarios :

  1. Fíjate que para ser un gran aficionado a la fantasía heroica, conozco más bien poco de Conan, su principal arquetipo. Tengo este tomo también (coincido en que la edición es bastante satisfactoria), pero tengo que profundizar más en el personaje. En concreto creo que esta colección de Timun está compuesta por diez tomos.

    Es curioso porque 'La reina de la costa negra' es una de las historias más renombradas... También lo es 'El fénix en la espada'... Así que digamos que has encontrado en ellas lo mejor y lo 'menos mejor' de Howard en este volumen, por lo que veo. Por cierto, ¿has leído algo de Conan en cómic? Hay tanto del personaje en este medio, que a mí personalmente me parece inabarcable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no sé cuántos son. Yo tengo éste y el sexto, que contiene "Clavos Rojos" y "Más allá del río negro", que son de los últimos y se supone que de los mejores. Aunque después de leer "La reina de la costa negra" ya no sé si fiarme o no.

      De cómic no he leído nada, alguna vez he ojeado alguna de las novedades en las tiendas, pero hay tantísimo que yo tampoco sabría por dónde empezar.

      Eliminar
  2. Jeje, estoy bastante de acuerdo con lo que comentas, los personajes femeninos son muy floreros y prácticamente están únicamente para ser rescatadas por el musculoso bárbaro y caer rendidas a sus pies xD Imagino que es cosa de contexto sociocultural.

    Mi gran problema con los libros de Conan, además de lo que comentas, es que cuando lees las historias seguidas, se hacen enormemente repetitivas. Tiene sus cosas buenas, y aunque la calidad es variable por lo general son entretenidas, pero en la mayoría me dio la sensación de que se repite el mismo esquema una y otra vez...

    Llegué hasta el cuarto libro, y ahí me quedé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que tener cuidado y no leer demasiados seguidos, que si no al final todos saben a lo mismo.

      ¿Qué tal están los otros libros?¿Hay alguno que merezca la pena más que los otros?

      Eliminar
    2. Pufff, me dejas en fuera de juego xDDD Hace unos cuantos años que los leí y no los tengo en mi casa ahora (están en casa de mis padres xD), así que no puedo consultar las historias que traen... Así a ojímetro, más o menos tenían todos el mismos esquema. No recuerdo ninguno especialmente interesante, siempre había alguna historia que destacaba algo más, pero como puedes ver, tampoco me marcó mucho xDDD

      Eliminar
    3. Jajaja, no te preocupes. De todos modos, creo que si continuo indagando en la obra de Howard será a través de otros de sus personajes. De Conan, con lo que ya tengo, me conformo.

      Eliminar
  3. Hola,
    Si sois amantes de los comic de Conan, echar un vistazo a este rewportaje que he realizado sobre este personaje de Howard. Esta en HD y se puede descargar si se quiere.
    Creo que está divertido... Apreciaré sus comentarios
    http://youtu.be/6o2cQpSGmC0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los cómics no los he leído, la verdad es que hay tantos que no sabría por dónde empezar.
      Cuando tenga un momento le echo un vistazo al vídeo.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar