17 de febrero de 2014

Olvidado rey Gudú

Olvidado rey Gudú (1996)
Ana María Matute, Destino/Booket, Fantasía, 23.75/12 €


no hay imagenOlvidado rey Gudú es la obra maestra de Ana María Matute y una de las grandes novelas de este siglo. Repleta de fábulas y fantasías, narra el nacimiento y la expansión del Reino de Olar, con una trama llena de personajes, aventuras y de un paisaje simbólico: el misterio Norte, la inhóspita estepa del Este y el Sur, rico y e xuberante, que limitan la expansión del Reino de Olar, en cuyo destino participan la astucia de una níña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.




¿Cómo abordar uno de estos monstruos de la literatura, que con sus cerca de mil páginas, me ha costado más de medio año terminar? Empezaremos con unas pinceladas sobre la autora. Ana María Matute es una de esas escritoras a las que, como Ursula K. Le Guin, la edad no supone un impedimento. A sus ochenta y ocho años no sólo sigue en activo, sino manteniendo el listón bien alto. Miembro de la Real Academia Española y ganadora del Premio Cervantes, Ana María Matute es una de las mejores escritoras españolas en la actualidad. Y mira por donde escribe fantasía.

Centrándonos en la obra en cuestión, “Olvidado rey Gudú” narra la historia del reino de Olar desde su mismo origen. A través de sus páginas, veremos desfilar a toda una sucesión de personajes que, si bien no están retratados de la forma realista a la que estamos acostumbrados actualmente, sí que tienen ese toque caricaturesco más propio de la literatura medieval que tan bien le queda a esta historia.

La ambientación, como viene siendo habitual en la fantasía, es de corte medieval, y del mismo tipo es la fantasía que encontramos. Parece curioso que, a pesar de que casi todas las obras de fantasía que se escriben (y mira que son muchas), se enclave en una misma época, el enfoque de la magia que encontramos en esta obra se sale bastante de lo habitual. Tiene el regusto de las historias clásicas, de las que nos contaban cuando éramos niños, con trasgos, brujas y ondinas. De hecho la figura de los niños es una constante en el libro: la inocencia perdida, los cambios que produce el tiempo, la añoranza y el pesar creo que son, sin haber leído más obras suyas, algunos de los temas que más preocupan a la autora.

La narración, por otro lado, es exquisita. A veces, con tanta narrativa extranjera, nos olvidamos de prestar atención a la producción propia, pero cuando coges un libro así, y está escrito en tu lengua materna, se nota. A través de este libro he redescubierto palabras y expresiones que hacía mucho que no oía, que están ausentes en prácticamente todas las traducciones, y que le dan una vez más un regusto clásico a la obra muy acorde con la historia que cuenta.

Si tuviera que señalar alguna pega del libro, es precisamente lo mismo que lo hace grande, su extensión. Es un libro largo, y en algunas partes puede resultar bastante denso. No es un libro que puedas coger y leerte la mitad en una noche (al menos yo no pude). Es un libro que va a exigir constancia y entrega, y tendrás que dedicarle muchas horas para terminarlo, pero el viaje merece la pena. Aunque el final me ha gustado un poco menos que lo anterior, lo importante es el camino, y “Olvidado rey Gudú” es una obra única, sin que la pueda comparar con ninguna otra que haya leído.

Así que si algún día os sentís preparados, armaros de valor y darle una oportunidad, porque de verdad que merece la pena.

PUNTUACIÓN: 10/10

10 comentarios :

  1. Lo leeré en verano porque ahora con los estudios me da miedo coger una lectura tan extensa y peor aún si encima no es fácil de leer pero pinta muy bien y si un experto como tu en el género dice que es de diez será de diez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy buena idea. Yo también lo empecé en verano, aunque luego otros libros se interpusieron en su camino y tardé más en acabarlo de lo que me esperaba. Ya verás que si lo puedes coger con tranquilidad es un libro que merece la pena.

      P.D: y no me digas esas cosas, ¡que me sonrojo! xD

      Eliminar
  2. Lo leí hace un montón de años, y la verdad es que hace tiempo que me apetece releerlo, a ver si lo hago un día de estos porque me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que es un libro que estoy seguro de que llegará el día en que quiera releer, aunque antes probablemente querré probar algo más de la autora. Creo que tiene otros dos más de ese estilo: Aranmanoth y La torre vigía (creo). ¿Te has leído algún otro suyo?

      Eliminar
  3. "Ana María Matute es una de las mejores escritoras españolas en la actualidad. Y mira por donde escribe fantasía."

    Sí, señor. Que se enteren los que menosprecian la fantasía como género, que estamos hablando nada menos que de una académica de las letras españolas.

    He leído poco de Ana Mª Matute, pero me parece acertada la comparación con Le Guin, sobre todo por el lirismo que inspira su prosa. Coincido contigo también en las sensaciones cuando lees una obra del género fantástico en lengua materna y aprecias ciertos matices que no se encuentran en títulos extranjeros. A mí me está pasando ahora, por ejemplo, con Javier Negrete, del que estoy a punto de terminar 'La Espada de Fuego' (muy recomendable, dicho sea de paso).

    Por cierto, amigos, me temo que yo soy mucho más crítico a la hora de darle una calificación a mis lecturas, jeje. Rara vez pongo dieces, no siendo volúmenes que me parezcan obras maestras (la verdad que acabo de hacerlo con 'Tormenta de Espadas', que es mi último reseñado). Aunque este libro, que tengo pendiente para un futuro pese a que no se encuentre entre mis prioridades, sea una gran lectura... si peca de cierta densidad y pesadez de algunos pasajes, ¿no sería más de darle un 8 o 9 en todo caso? :) Bueno, bueno... en eso no me quiero meter, que estas cosas de calificar un libro son muy personales... ya sabéis que os lo digo con todo el cariño. ;)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, me ha hecho mucha gracia este comentario, porque yo estoy de acuerdo contigo. A este libro, posiblemente le habría dado un 8. ¿Por qué? Me costó mucho terminármelo, se me hizo denso y a ratos me cansaba, eso le resta algo de "perfección" para mi gusto. Pero sí creo que está lo más cerca posible de obra maestra (más que otros), así que tampoco me quejo de que Alendi decidiera darle un 10.

      Y de todos modos, siempre he tenido una duda con esto de las puntuaciones, ¿hay que considerarlas del modo más objetivo posible? ¿O hasta qué punto es cuestión del gusto de cada uno? Sé que una reseña es una puntuación subjetiva, pero también tiene que ser una opinión razonada. No sé, no sé, dudo mucho XD.

      Eliminar
    2. Sí, la prosa de Matute es toda una maravilla, algo que pocas veces se encuentra (reforzado, supongo, por lo que decimos de que está escrito en nuestra lengua materna).

      En cuanto a la puntuación, sí, tal vez se me fue un poco la mano, porque es verdad que algunas partes eran un "¿y esto a qué viene? ¡aligera!", pero escribí la reseña nada más terminar el libro y aún estaba bajo su influjo. ¡Soy débil! xD

      Eliminar
  4. Pues mira, no he leído nada de ella, y este es el típico libro que conoces el nombre y tal... pero que no he tenido la oportunidad de leer. Así que nada, me lo apunto ya a la lista, aunque esa comparativa con Le Guin no me ha dado muy buenas sensaciones... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te lo apuntes, pero eso, no es un libro para ponérselo como reto, que es muy tocho y a veces agobia.
      Y la comparación con Le Guin... tómatela como una referencia exclusiva a la edad de las autoras, que en realidad sus estilos no se parecen en nada :P

      Eliminar
  5. Alguien me podria comentar un poco sobre el desenlace de la historia Por favor.
    se lo agradeceria mucho es que con tantos examenes no me da tiempo a terminarlo y tengo que terminar el trabajo sobre este libro

    ResponderEliminar