23 de junio de 2014

Fantasía: La nueva ola (extra)

Hace dos años aproximadamente escribí un compendio de casi toda la fantasía que había leído hasta el momento. Empezaba hablando de Animorphs, de Harry Potter y la Dragonlance. Luego proseguía con Canción de hielo y fuego, Lyonesse y Terramar, entre otros, y para terminar, hacía un resumen de los libros que me estaba leyendo actualmente, es decir, hace dos años, tales como Los anales de la costa occidental, Mundodisco o El nombre del viento.

He querido escribir esto porque en la última parte de las sagas hablo de esos libros como algo actual siendo ahora cuando voy a recuperar esos artículos ya algo desfasados (no tanto en realidad) para comentar el resto de fantasía que he tenido la oportunidad de leer desde entonces, porque he seguido leyendo, y bastante.

Lo primero es que hay sagas y libros que he finiquitado y quedan lejos del presente. Buen ejemplo es tanto la saga de Ursula K. Le Guin, como la de El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones. Me leí La casa de los mil pasillos no hace tanto poniendo un bonito broche a una de las sagas más encantadoras de la fantasía.

Otras, sin embargo, siguen en el mismo punto en el que estaban hace dos años, por ejemplo: Canción de hielo y fuego (el quinto libro ha salido, es caro y no tiene buena crítica), El libro del sol nuevo o la saga de Pern, cuyo primer libro he leído, pero entre tantas cosas que leer no he tenido tiempo de continuar con ellos.

Y en tercer lugar aquellos libros y sagas de los que no he hablado, sencillamente, porque hace dos años no los conocía. Es a esos libros y autores a los que me gustaría ofrecer ahora este artículo.

Empezaré hablando de una gran saga, una de las épicas y gloriosas, ya no por calidad, sino por tamaño: La rueda del tiempo. Oh, sí, 14 tomos en inglés de un grosor estupendo, 20 en castellano pero muchos medios tomos. Me da igual la cifra que cojas, en número de páginas, impacta (aunque en precio, la española impacta mucho más). ¿Qué decir de esta saga? Llevo dos libros y medio (lo que viene siendo cinco en español) y es la gran historia, el ciclo del héroe que empieza siendo un campesino y termina salvando al mundo (supuestamente, no he leído el final, casi nadie en España, aún). No me entretendré dando una opinión aquí, para eso las reseñas, sólo diré que sentía que tenía que empezarme esta saga, porque quería saber cómo era, y porque, qué demonios, la termina Brandon Sanderson, un nuevo pilar en mi estantería de literatura fantástica.

Brandon Sanderson es un tipo prolífico y del que en un par de años me he leído tres libros a falta de otros tres porque las ediciones españolas me parecen una basura. El caso, empecé con El aliento de los dioses, bueno para ser los primero que leía de él, le siguió Elantris, que me pareció soberbio, especialmente por tratarse de un libro autoconclusivo y finalmente leí El camino de los reyes, que si no es mi libro favorito de él es simplemente porque sé que tardaré años en leer la saga entera, que a priori el autor juzga será de unos diez o doce tomos. Ahí es nada. Un autor técnico, metódico, con una imaginación increíble y que te relata unas historias correctísimas. Me encanta.

De Sanderson voy a saltar a Robin Hobb, porque me compré el primer libro de Las leyes del mar por la misma época en que leí Elantris. Los que sepan algo de Hobb lo que igual se preguntan es, ¿y cómo es que empezó a leer Las naves de la magia antes que El Vatídico? No hay respuesta más fácil que esta: me encanta las historias marítimas. No de piratas, sino de barcos. Al más puro estilo Master & Commander, también conocido como Capitán de mar y guerra (pero no es fantasía, aquí no tiene cabida, fuera, fuera).

Me encanta leer sobre barcos que surcan mares y el comercio marítimo y la vida en un barco. Si hay piratas está bien, pero a veces me fastidia que eso parezca lo único interesante del mar, no lo es. El caso es que aunque Las naves de la magia empiezan con un pirata hay mucho más, muchísimo más. Hay serpientes y hay magia y barcos que hablan. Me leí la saga y aunque lo más remarcable son sus personajes, en general toda la saga es genial.

Ahora quiero leerme todo lo demás que ha escrito Hobb, pero que aparte de El Vatídico que, honestamente, es lo que menos me interesa de todo lo que ha escrito, no han traído nada más a España. Y eso que su siguiente saga a continuación de las leyes del mar se llama "La ciudad de los dragones" o algo así. Y lo quiero. Lo quiero mucho.

Otro de mis grandes descubrimientos en la literatura fantástica ha sido la fantasía histórica. Es decir, historias enmarcadas en la historia real pero con ramalazos de fantasía de lo sencillo a lo espectacular. Lo diferencio del realismo mágico en que en este género la magia suele ser algo discreto, mientras que en la fantasía histórica lo veo más como parte central de la trama.

Tres ejemplos que se me ocurren así rápido que haya leído son: Lavinia, de Ursula K. Le Guin; Soldado de Sidón, de Gene Wolfe y Jonathan Strange y el señor Norrell, de Susanna Clarke.

Los tres libros me han gustado mucho. El primero se enmarca en la cultura latina antes de la fundación de Roma, con sus dioses y su magia; el segundo en el antiguo Egipto, también con dioses, aunque otros dioses (y un estilo narrativo completamente distinto) y el tercero en la Inglaterra del siglo XIX, muy a lo Jane Austen pero con mucha, muchísima más magia. La idea de mezclar estos dos géneros, con ejemplos como estos, me parece poco menos que soberbia.

He leído otros libros que no me han gustado tanto, también de fantasía, como por ejemplo Los caballos celestiales (no es un mal libro, pero esperaba más de él), Corazón de tinta (saga que no continuaré, aunque el libro no sea malísimo) o La corte de los espejos (bilogía que tampoco terminaré).

Para acabar, decir que tengo otros tantos libros apuntados en recomendaciones y que quiero leer pronto. Tal vez en los próximos dos años y quien sabe, si sigo por aquí quizás venga a hablaros de más dragones, mundos fantásticos y autores que hasta ahora me resultan completamente desconocidos.

6 comentarios :

  1. En la new wave de la fantasía -en cualquiera de sus modalidades- diría que hay un par de nombres ahora mismo (salvando a G.R.R. Martin, que ya sabemos que ahí sigue) bastante punteros y a los que tengo pendientes: Sanderson y Abercrombie.

    Del primero no veo la hora de ponerme con Elantris, pero siempre parece que se meten otras lecturas por medio. Al segundo, a pesar de haberme pillado la trilogía de La Voz de las Espadas, también le tengo pendiente de tantear. ¡Falta de tiempo, siempre es lo mismo! :(

    Con La Rueda del Tiempo no me atrevo: demasiados volúmenes y dinero; me pilla a destiempo hoy por hoy. De Robin Hobb empecé con El Vatídico... y si bien me gustó... pues la verdad es que ahora, visto con el tiempo, me doy cuenta de que no llegó a entusiasmarme y no es lo que más me apetece seguir leyendo.

    De la fantasís histórica que has mencionado sin duda tengo que leerme tanto Lavinia como Jonathan Strange y el señor Norrell, que me apunté gracias a vosotros.

    Para terminar:

    - ¿Qué tal los libros de Pern?
    - ¿No te gustó La Corte de los Espejos? He oído muy buenas críticas de este libro y la verdad que lo tenía por una compra planteable. ¿Es una fantasía demasiado feerica, quizás??

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que mencionas especialmente a esos dos porque además de tener buenas novelas, son prolíficos. Porque vaya tela, a Abercrombie no lo tengo tan controlado, pero cada dos por tres estoy oyendo que tiene un nuevo libro (y no finito, precisamente). ¡Yo a ver si me leo un libro de Abercrombie este verano! Para no meterme en sagas largas, voy a empezar por uno autoconclusivo.

      La rueda del tiempo la tengo abandonadísima, la verdad. Me quedé a mitad del tercer libro (edición americana) y hay otras cosas que prefiero leer antes que seguir con la saga, que tampoco es de una calidad brillante. Aunque sentía curiosidad por los libros que había escrito Sanderson.

      No he leído el Vatídico, y oigo opiniones muy diversas al respecto. Creo que no me gustará tanto como Las leyes del mar, pero aún así quiero tantearlo.

      Ya dirás que te parecen Lavinia y Jonathan Strange y el Sr. Norrell cuando los leas ^^

      Contestando a tus preguntas:

      Pern está bien pero sin tirar cohetes. Me parece bastante entretenido y con ideas bastante interesantes, pero creo que se ha mejorado mucho el desarrollo de personajes desde que se escribieran estos libros. Por otro lado: dragones, dragones por todos lados y de los mejores que he visto *__*

      La Corte de los Espejos no me gustó mucho, no. Me parece una novela sobresaturada de dramatismo y escenas que no sé a santo de qué vienen a cuento. Sí, trata el tema de las hadas y se agradece el cambio de aires, pero es que no me acaba el modo en que tiene de meterle “algo” a todo. No me estoy explicando muy bien, pero es que si te vas a leer el libro no quiero hacer spoiler. Mejor te dejo la reseña por si quieres echarle un ojo, que no sé explicarme mejor ahora mismo: http://contandodragones.blogspot.com.es/2013/10/la-corte-de-los-espejos.html

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Yo también leí primero Las leyes del mar antes que la trilogía del Vatídico! Y la historia me gusta mucho más a pesar de que la segunda es más famosa y abrió la puerta a historias con tramas similares (el final me dejó tocada y su trilogía marina la veo como más redonda, mejor hecha).
    Me encanta la autora y me entristece que en España no sea muy muy conocida. Necesito ya la continuación!

    Quiero leer todo lo que has puesto! La verdad que aunque me gusta la fantasía y ahora leo bastante mientras estudiaba (insti, carrera, master) no tenía mucho tiempo para leer salvo en verano, porque me costaba bastante aprobar :p (esfuerzo, quiero decir, donde unos emplean dos días yo una semana...) así que no he leído mucho y hasta este año no he empezado clásicos del genero como Dragonlance... y para el próximo quiero iniciarme con Mundodisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... La verdad es que quiero leer el Vatídico porque no han traído nada más de la autora, pero tengo la impresión de que no me va a gustar tanto como Las leyes del mar. Pero sí, ojalá trajeran más cositas de Robin Hobb.

      ¡Pues he puesto un montón de cosas! XD Nah, estudiar es lo que tiene. Aunque a mí también me ha influido mucho el ver todo lo que me perdería si me conformara con leer, yo que sé, un par de libros al año y nada más.

      ¿Y qué te está pareciendo la Dragonlance por ahora? A mí no me entusiasma, pero está claro que es un clásico del género (lo mismo me pasa con Mundodisco xD). ¡Ya dirás qué te van pareciendo esos libros! ^^

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Vaya que hay mucho que leer siempre en Fantasía. Yo ahora mismo me encuentro en eso mismo, tengo tantos libros en la lista que a veces siento que no acabaré nunca, pero avanzo poco a poco, sin presiones.

    Pern me gustó bastante, un libro muy ágil y entretenido, pero aquí en México sólo editaron al español los dos primeros, por lo que me quedaré sin leer los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... creo que es algo que nos pasa a todos: por cada libro leído nos salen cinco más por leer.
      Es una lástima lo de Pern, aquí creo que tenemos dos trilogías, pero en ediciones viejas y no muy bien hechas.

      Eliminar