16 de junio de 2014

Steelheart

Steelheart (Steelheart, 2013)
Saga de Reckoner.
Brandon Sanderson, Ediciones B, Fantasía, 21 €


no hay imagenDiez años atrás, Calamity irrumpió en la ciudad en la forma de una explosión en el cielo que otorgó a algunos seres poderes extraordinarios. A estos se los empezó a llamar Épicos, y pronto subyugaron a la población empleando sus increíbles poderes con el afán de gobernar la voluntad de los hombres y conquistar el mundo. Ahora, un tirano y furioso Épico llamado Steelheart se ha proclamado dueño y señor de la ciudad de Chicago Nova.

De él se dice que es invencible; ninguna bala puede hacerle daño, ninguna espada puede atravesar su piel, ningún fuego quemar su cuerpo. Nadie se atreve a desafiarlo… Nadie salvo los Reckoners, un grupo clandestino que no goza de poderes pero sí de una férrea disciplina, conseguida tras pasarse la vida estudiando el comportamiento de los Épicos con el objetivo de hallar sus puntos débiles y poder así exterminarlos.

El joven David Charleston se unirá a ellos con el fin de vengar la muerte de su padre a manos de Steelheart. Los Reckoners quieren venganza, y el chico tiene una cualidad que le distingue del resto: sabe que el Épico no es invencible. David es el único que ha visto sangrar a Steelheart.




Vamos a ver, quiero que alguien me explique (y lo digo muy en serio) por qué hasta Sanderson nadie ha escrito libros que reflejen la imagen típica del superhéroe. Porque cómics hay a montones, películas, aunque nunca con el éxito actual que están teniendo, siempre ha habido (aunque no sean más que adaptaciones). ¿Qué ha pasado con los libros? ¿Ha tenido que llegar Sanderson para abrirnos los ojos a todos? Aunque a mí esa idea ya me rondaba, me sorprende que nadie se haya atrevido antes con el género, porque qué entrada.

El libro cumple muy bien lo que promete: superhéroes con superpoderes, incluso los que no lo son hacen gala de características y cualidades poco usuales en el ser humano medio; se trata de una sociedad que se sostiene en un equilibrio muy frágil, pues los Épicos (nombre que da a los… en realidad no son superhéroes, sólo que sí tienes superpoderes) están en constante lucha, y aunque la sociedad parece conformarse, en realidad no creo que estén muy contentos. O al menos ése el punto de vista que nos da nuestro protagonista.

Porque David tiene planta de protagonista, creedme. Es el único en muchas cosas: el único que ha visto sangrar a Steelheart (el Épico malo del libro, que todos lo son, pero ése es el líder, el malo malísimo), el único con valor para proponer enfrentarse a él, el único que parece que no se acaba de adaptar a la sociedad en que vive, y admitámoslo, el único que compararía un ladrillo con un elefante. Pues eso: planta de protagonista, igual que todos los personajes tienen "planta" de algo.

Por ejemplo, igual que David es "el prota", Megan es "la chica", Cody está clarísimo que es "el gracioso", Tía, "la inteligente", Abraham, "el musculitos" y bueno, el Profesor creo que es autoexplicativo que tipo de personaje es. Ésa es mi primera queja, y es que, pese a hacer unos diálogos muy frescos, rápidos y bonitos, cada personaje está marcado por esa virtud (o no virtud) única que lo hace especial y diferente, y al mismo tiempo el mismo tipo de personaje que ya he visto una y otra vez en cientos de libros.*

El caso, que con un mundo con superpoderes y un grupo de personajes más o menos típico, tenemos la fórmula perfecta para una novela ligera, con acción a raudales, que por primera vez en una novela de Sanderson no se me ha hecho eterna ni innecesaria (¡bien!). Es lo que toca en este tipo de libro y es lo que esperamos de él, así que quejarse por decir que en cada capítulo (o casi, que los capítulos son bastante breves) hay una escena de acción resultaría contradictorio.

Me encanta como Sanderson lo tiene pensado siempre todo, desde el momento en que te presenta al primero de sus personajes ya te está dejando caer algún dato o porción de información que más tarde tendrá relevancia, o que podría servir como pista para saber qué trama al final del libro. Si eres avispado, estás acostumbrado a leer novelas de misterio y también, libros de Sanderson, probablemente seas capaz de resolver muchas de las incógnitas que el autor plantea a lo largo del libro. ¿Si esto me parece malo? Pues no demasiado, aunque hasta cierto punto predecible, esta fórmula me parece preferible a la de sacarse un as de la manga al final de libro para evitar que el lector sepa qué se cuece hasta el último momento.

Por cierto, he usado la palabra fórmula un par de veces para definir la obra de Sanderson y no es al azar. Recalco que este hombre lo tiene todo tan calculado que me parece matemático. Y de nuevo, ¿eso es bueno o malo? Y yo digo que depende, a mi parecer le da coherencia y le resta emotividad, y eso es bueno y malo al mismo tiempo.

Para terminar, decir que creo que Sanderson ha pulido su narración, algo que se agradece; su modo de tejer historias sigue siendo soberbio, del mismo modo que sus personajes siguen sin captar mi atención, pareciéndome en su mayoría bastante planos. El libro me ha parecido entretenido, lo he leído en un suspiro y me ha servido para relajarme entre lecturas más pesadas. No lo recomendaría como la gran obra de Sanderson, pero para pasar un buen rato sí, sin duda alguna.

*En realidad me pasó lo mismo con Aleación de ley, sólo que ese libro me decepcionó más por muchas otras razones.

PUNTUACIÓN: 7/10

4 comentarios :

  1. Yo lo leeré si o si por el autor ya que no creo que me defraude por otra parte el tema de superheroes tocado en la literatura no es nuevo yo hace un año leí uno de tres chicas con poderes y en fin, no me gusto pero oye poderes tenían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero tener poderes no es sinónimo de superhéroe, vale, está más cerca que si no tienes poderes, pero Batman no tenía poderes, ni Iron Man, sólo tenían pasta. Pasta a montones. Chorrocientos de pasta. Que en cierto modo es un superpoder, pero eso, diferente XD.

      Pues espero que te guste, la verdad es que el autor escribe muy bien.

      Eliminar
  2. Lo cierto es que pocos son los libros de superhéroes que me vienen a la cabeza xD por lo que parece deben quedar mejor en cómic o en TV que blanco sobre negro... porque pueden ser igual de impactantes visualmente si el libro está bien escrito, tal y como pasa con Steelheart. Lo terminé hace no mucho y me gustó mucho, desde sus personajes hasta los giros inesperados que tiene, es un libro para disfrutar plenamente :3 aunque eso sí, de todos los que llevo leídos de él tal vez este sea el que "menos" me ha gustado, pero eso ya es otro tema xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es eso lo que me ha pasado: los poderes de los Épicos me han parecido muy de superhéroe y molaban mucho, ¿y desde cuando un libro no es tan impactante como un cómic o una película? Venga ya. Me alegra mucho que hayan traído algo así.

      El libro es muy entretenido, pero es que no lo puedes comparar no sé, con El camino de los reyes o con Nacidos de la bruma XDDDD

      Eliminar