7 de julio de 2014

Las aventuras de la princesa y el señor Fu

Las aventuras de la princesa y el señor Fu (The Adventures of the Princess and Mr. Whiffle, 2010)
Patrick Rothfuss (ilustraciones: Nate Taylor), P&J, Cuento ilustrado, 14.5€


no hay imagenEsto no es un cuento para niños.

Lo parece. Tiene ilustraciones. Tiene un título almibarado. Los protagonistas son una niña y su osito de peluche. Pero todo eso solo es una fachada. En realidad, esto es un cuento para adultos con un sentido del humor un tanto siniestro que sepan apreciar los cuentos de hadas de los de antes.

El cuento tiene tres finales diferentes. Según donde pares de leer, te quedas con una historia completamente diferente. Hay un final dulce y otro horrible. El último es el final de verdad, el que te clava los dientes.

Las aventuras de la Princesa y el señor Fu da un giro macabro a los cuentos infantiles ilustrados tradicionales. Yo lo veo como un cruce entre Calvin y Hobbes y Coraline, con algunos toques de Edward Gorey.

Lo dicho: esto no es un cuento para niños.




Me gustan los cuentos ilustrados, las novelas gráficas, los cómics. Cualquier historia bien narrada y los dibujos apropiados, tiene muchas probabilidades de convertirse en una de mis favoritas. Ni que decir tiene que cuando vi que Rothfuss publicaba un libro en esta categoría aplaudí de contento.

Es un libro muy breve, 68 páginas con un par de frases cada una, si llega. En lo que más se tarda es en mirar las ilustraciones y no pasarlas sin más, porque tienen muchos detalles escondidos en los que vale la pena fijarse.

La historia habla de una princesa, su osito de peluche y cierta cosa que vive debajo de la cama, y el dibujo no podría ser mejor.

El trabajo de Nate Taylor al respecto es sublime: dibujos sencillos, agradables y llenos de detalles pero nunca recargados, en un estilo infantil pero no únicamente apto para niños de cuatro años. Juega muy bien con los colores y la forma de presentar las ilustraciones se adecúa perfectamente a las palabras que las acompañan. Es más, incluso el cambio de página está muy bien pensado para que te sorprenda justo al girar la página, no antes.

no hay imagen

En cuanto a la parte de Rothfuss tengo alguna pega más. Pero vayamos por partes.

El reclamo de este cuento es que tiene tres finales diferentes, pero no es algo que se cumpla exactamente así. Para mí, el primer final marca el final de una historia, y lo que sigue es otra historia completamente diferente (por lo que sigue siendo un final verdadero y no un pseudofinal, como parecía querer decir la sinopsis). Con el segundo y tercer final esto no pasa, pero ahí está el segundo problema que le veo al libro.

Empieza muy bien, resulta adorable, un cuento como te esperas que sea un cuento, pero con lo que yo llamo la segunda historia empiezan a forzarse un poco las cosas, ser demasiado obvias, y ni el segundo, ni el tercer final me sorprendieron. Quizás porque la estructura de este libro ya la he visto repetida con anterioridad en otros cuentos ilustrados, simplemente no es para mí la novedad que esperaba que fuera.

No es un mal final, ni es una mala historia. Las pocas palabras que se usan están muy bien escogidas y al ser un cuento tan corto es muy entretenido leerlo. A mí me gustó, tiene más virtudes que defectos, y eso para mí es suficiente. Y sin duda alguna, para quien nunca haya leído un cuento así, es un gran momento para decidirse a hacerlo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Esta reseña se publicó originalmente en Crónicas de los Reinos.

6 comentarios :

  1. si me es posible leerlo en un ratejo en fnac o alguna tienda así xDD genial jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, este en un momento lo tienes leído ::P

      Eliminar
  2. Hace unos meses vi la lectura que hizo Patrick Rothfuss en streaming y me dejó flipando. No sabía que había salido en castellano. ¿Alguien me lo regala? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Tú pide, y si nadie te lo regala, puedes seguir la sugerencia de arriba :P

      Eliminar
  3. Hace tiempo que lo tengo entre mis pendientes y aún no me he hecho con él. Esta entrada que has hecho que recuerde que tengo que hacerme con él ;)

    Besos de colores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás, el dibujo es una cucada. Ya nos contarás si te lo compras ^^

      Eliminar