18 de noviembre de 2014

Cibertormenta

Cibertormenta (Cyberstorm, 2014)
Matthew Mather, Ediciones B, Ciencia Ficción, 19 €


no hay imagenMike Mitchell es un hombre corriente, con una vida corriente, que hace todo lo posible por mantener a su familia unida, cuando de pronto se encuentra luchando solo para mantenerla con vida cuando una extraña cadena de desastres empieza a destruir el mundo que los rodea. Internet se cae.

La comunicación se desmorona. Una epidemia comienza a atacar a la población de manera embravecida. Hay rumores que apuntan a que todo forma parte de un plan de ataque coordinado que llevará al mundo a una guerra tecnológica. Mike y su familia se afanan por sobrevivir en medio de una metrópoli en la que millones de personas ya están condenadas.

Una tormenta de nieve monstruosa sume Nueva York en una oscuridad absoluta y helada, convirtiéndola en una tumba invernal en la que nada es lo que parece y no hay nadie en quien se pueda confiar…




Para estar tan acostumbrada a la fantasía me ha resultado un libro de lo más curioso. Corresponde a la corriente de libros postapocalípticos o en pleno apocalipsis que está tan de moda últimamente. No he leído mucho de estos libros, pero debo decir que este no me ha gustado especialmente.

En general la historia no está mal y tiene ideas de fondo muy buenas. Los capítulos están bien hilados y me gusta cómo van pasando los días, tan despacio, tan paulatino todo, un poco carente de emoción y precipitado (creo, igual me equivoco), pero no está mal. Aun así hay algo que no me acaba de gustar y ese algo son dos cosas:

La primera son los personajes, que en general me parecieron simples. Muy directos y con un papel muy definido, lo cual es útil para el escritor, pero para el lector quizás le resulte algo mecánico o antinatural. No son horribles, y como cumplen bien con su papel, es algo que se puede pasar por alto si la historia te atrae (aunque haya un par de detalles que no aclara la historia y me dejaron algo mosqueada).

Lo que sin embargo no me gustó nada, pero nada de nada, fue el final, que a mi parecer, no ocurre: te lo explican. Muchas páginas de pues tal evento se debe a tal otro, y lo que ocurrió en ese momento a esto otro. Eventos que a menudo se remontan a los primeros capítulos o capítulos centrales del libro. Eso me dejó un regusto bastante amargo del libro, que hasta entonces, y sobre todo al principio, no había estado mal.

Una cosa que me llamó mucho la atención de este libro es que recurre a términos de moda actualmente. Puede que parte de este vocabulario aún se conserve dentro de varios años, pero viendo lo rápido que ha variado el mundo virtual, digital y la informática, lo más probable es que la mayoría haya quedado, cuanto menos, en desuso. Por eso considero que es un libro actual, que es para leer ahora y que probablemente dentro de veinte o cuarenta años no tenga la misma gracia o no se entienda igual de bien. A menos que se quiera recordar viejos tiempos, claro.

En resumen, buenas ideas que podrían haber estado mejor llevadas, pero también peor. Algo que, en realidad, llevo observando en gran parte de la literatura actual (y no tan actual).

PUNTUACIÓN: 6/10

Esta reseña se publicó originalmente en Crónicas de los Reinos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada